jueves, 29 de julio de 2010

Nueva sede para el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calatayud

 


 

El Gobierno de Aragón ha invertido 1,38 millones de euros en esas nuevas instalaciones

La nueva localización, en el silo que ocupaba el Centro de Intervención de Calatayud, acogerá las dependencias administrativas y de gestión del consejo, una sala de catas, paneles de formación, estructuras de comercialización, promoción, imagen y representatividad de los vinos y de esta D.O.
En su intervención, el consejero ha animado a los viticultores de la zona a apostar por vinos elaborados con calidad diferenciada. En este sentido, se ha referido a aquellos producidos con garnacha, uno de los buques insignia de esta denominación de origen y que tan buena aceptación tiene en el exterior

La Denominación de Origen Calatayud inició su andadura en 1989 y la componen 16 bodegas. En la actualidad, cuenta con cerca de 4.000 hectáreas de viñedo, distribuidas en 46 municipios y pertenecientes a 1.100 productores.

Los vinos de esta D.O. son el resultado de la interacción del microclima, de la amplia gama de suelos y de una uva, como es la garnacha, con una perfecta adaptación a la zona. La mayor parte del viñedo se encuentra ubicado en zonas de altura (la zona de viñedos más alta de Aragón), en terrenos de elevada pendiente que favorecen la aireación del viñedo de muy difícil mecanización, realizándose la mayoría de labores de cultivo de forma manual. Las variedades tintas suponen un 90,55% de su producción.

 
Calatayud exporta más del 80% de sus caldos. Sus mercados exteriores principales son Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Bélgica y Holanda. Su facturación ronda los 10 millones de euros y su producción el pasado año fue de 5,8 millones de botellas.
 

martes, 20 de julio de 2010

Convenio entre Política Territorial, la Comarca Comunidad de Calatayud y el Obispado de Tarazona en la restauración del patrimonio religioso

 

Se intervendrá en once templos y se reforzará la seguridad de los edificios

El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy la celebración de un convenio de colaboración entre el Departamento de Política Territorial, Justicia e Interior, la Comarca Comunidad de Calatayud y el Obispado de Tarazona para la restauración del patrimonio religioso de la Comarca.
 

De acuerdo a este convenio, el Ejecutivo autónomo destinará 180.000 euros para la intervención en un total de once templos: San Miguel de Ibdes, San Francisco de Ateca, San Pedro de Villarroya de la Sierra, Santa Eulalia Emeritense de Moros, Santas Justa y Rufina en Maluenda, Santa Cruz de Sediles, La Asunción de Fuentes de Jiloca, San Juan Bautista de Cetina, La Asunción de Munébrega, La Presentación de Cimballa, y San Martín Obispo de Arándiga.
 

Los trabajos que se van a realizar son de distinta tipología según los casos:  desde retejar, eliminar humedades, labores de iluminación, restauración de pinturas, de fachadas o automatización de campanas. También se van a instalar dispositivos de seguridad en otras 30 Iglesias de la Comarca.
 

Una actuación con la que el Ejecutivo autónomo continúa impulsando la rehabilitación del patrimonio religioso de esta Comarca  para recuperar su valor artístico y contribuir a la dinamización turística y la vertebración del territorio.
 

La Comarca de la Comunidad de Calatayud se encargará de la contratación, adjudicación y ejecución de las inversiones y el Obispado de Tarazona, como titular de los inmuebles que se restauran, se compromete a la conservación y mantenimiento de los templos una vez desarrollados los trabajos.